ActualidadNaciónProvincia de Buenos Aires

Inflación Alta: “La comida está imposible de comprar”

La grave crisis económica que está atravesando la Argentina como consecuencia de la cuarentena más larga del mundo decretada por el Presidente Alberto Fernández y por la Vicepresidente Cristina Kirchner, está dejando a millones de familias argentinas en la pobreza y en la indigencia.

Las filas frente a los comedores comunitarios del Conurbano Bonaerense para pedir un plato de comida caliente van en aumento. Y a su vez se suma la desesperación de miles de familias de clase media baja que son desalojadas de sus hogares por no poder pagar el alquiler y se ven obligadas a estar en situación de calle con sus hijos con temperaturas gélidas.

A continuación algunos testimonios de familias de clase media:

Laura: «La comida está imposible de comprar. Pero literalmente imposible. O sea vas a la carnicería y son 5.000 pesos. Vas a la verdulería y también es imposible. El queso cuesta 400 pesos un pedacito. Me pregunto cómo vamos a sobrevivir».

Lourdes: «Está tan difícil la situación económica que ya suspendí ayudar con un paquete de comida a la gente que pasa pidiendo por casa. Literalmente porque no tengo o porque si les doy no comemos nosotras. Día tras día es peor. Las 4 comidas diarias son historia».

Gustavo:»Con Macri la mejor carne estaba a 180 pesos el kilo y la mayoría de los cortes estaban entre 120 y 150 pesos, y la yerba estaba a 80 pesos. Es un desastre lo que está haciendo el gobierno kirchnerista».

Mario: «Soy empleado del Estado con categoría C (técnico profesional) con adicional del 20% por título universitario. Mí sueldo es de 40.000 pesos mensuales. Ni las compras totales del mes logro hacer».

Camila: «Tengo 31 años, y recuerdo muchas, muchas, muchas noches de mí infancia tomando mate cocido de yerba y pan casero que hacía mí mamá. Es increíble que en este momento me esté pasando lo mismo».

Jorge: «Está muy complicada la situación económica. Primero, no salís a comer afuera, Segundo, compras cortes de carne más baratos, cambias vaca por pollo. Me olvidé de las primeras marcas y compro solo segundas o terceras marcas. En casa comemos más arroz, más polenta, tomamos agua  y hace meses que no compramos gaseosas. Pero bueno, todo cuesta mucho y todos los días me pregunto cómo vamos a seguir».

Soledad: «Vivo sola y gasto 10.000 pesos mensuales solo en comida. Y a eso sumale el alquiler, las expensas, los servicios, etc. La situación está muy difícil».

Martina: «Literalmente te digo que ayer preparé un kilo de polenta con 350 gramos de carne molida. Olvídate el queso rallado, eso es un lujo. Que pase rápido esta pesadilla».

Adriana: «Fuimos a tomar 3 cafés con leche y 3 tostados, y gastamos 1.600 pesos. Me quedé como impactada. Hay cosas que se convirtieron en prohibitiva, como comer».

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *