ActualidadNación

¿Quién pone hoy los dólares que faltan en la Argentina?

Cuáles son las opciones que se le abren al Gobierno frente a la falta de confianza que generan las políticas de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

En el marco de la grave crisis económica que está viviendo la Argentina como consecuencia de la falta de confianza hacia las políticas del Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, desde la Consultora Analytica analizaron la situación actual con respecto a la falta de dólares que sufre la economía argentina.

A continuación las principales conclusiones de la Consultora Analytica:

  • Durante los primeros cuatro meses del año el Banco Central no pudo incrementar las reservas internacionales por fuera del desembolso de U$S 6.752 millones netos del acuerdo con el FMI. Por el contrario, sin contabilizar ese ingreso, perdió U$S 4.409 millones, principalmente por el aumento de las importaciones y, en especial, por una dinámica preocupante en las compras externas de servicios y energía.
  • Mayo y junio son los meses claves para la liquidación de divisas del agro, en los cuales el Banco Central puede revertir el cuadro y acumular reservas. En los dos primeros días hábiles de mayo logró adquirir U$S 240 millones. Sin embargo, la creciente demanda de divisas no permite proyectar que el ingreso de dólares sea suficiente para afrontar en forma holgada la segunda mitad del año. Las opciones de política económica que se le abren al gobierno son básicamente tres.
  1. a) Subir las tasas de interés. Desde que se aceleró la inflación, en febrero, la tasa real activa se volvió más negativa (por caso, los adelantos en cuenta corriente). Si el Banco Central (BCRA) persigue sostener el tipo de cambio real, acelerando la devaluación nominal, como exige el FMI, debe corregir este desequilibrio. Por su parte, las tasas pasivas (medidas en este caso para depósitos mayores a $20 millones de pesos) recuperaron terreno en forma leve.
  2. b) Devaluar. Desde diciembre la tasa de depreciación mensual crece en promedio 50 puntos básicos por mes, llegando a 3,5% en abril. Una depreciación superior aceleraría los niveles de inflación.
  3. c) Negociar un “waiver” o incluso incumplir el compromiso asumido ante el FMI respecto de no elevar el número de controles físicos sobre las importaciones (hoy existen 1.466 posiciones arancelarias con Licencias No Automáticas sobre un total de 10.247, un 14% del total, equivalentes al 28% del valor de las importaciones).
  • Las tres opciones generan costos en términos de actividad económica. Dada la abierta crisis política en el oficialismo, parece difícil que éstos no recaigan explícitamente en el equipo económico. Dentro de esa lógica, y más allá de quién adopte la decisión, las consecuencias de un aumento en las tasas de interés recaerían sobre el Banco Central mientras que una aceleración inflacionaria derivada de un salto cambiario impactaría en forma directa sobre el Ministerio de Economía y un mayor control de las importaciones sobre el de Desarrollo Productivo.
Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *