ActualidadCiudad de Buenos AiresNaciónProvincia de Buenos Aires

Noticia Política 3D: Video: Cuáles serán las consecuencias del ajuste del Gobierno Nacional

La Consultora Analytica hizo un análisis de la situación. Los temores del Ejecutivo. Todos los detalles.

En el marco de la complicada situación económica que está atravesando la Argentina y como consecuencia de la falta de confianza hacia las políticas del Presidente Alberto Fernández y de la Vicepresidente Cristina Kirchner, el pánico generado por la inminencia de una nueva crisis forzó a la gestión del cuarto gobierno kirchnerista a implementar políticas que de manera inexorable provocarán una caída en el nivel de actividad. En particular, la reducción del gasto público, el endurecimiento del cepo, la fuerte suba en las tasas de interés y el intento de poner límites explícitos a la reapertura masiva de las negociaciones salariales afectarán directamente el consumo, el principal motor de corto plazo de la demanda agregada. Desde la Consultora Analytica hicieron un análisis de la situación.

A continuación las principales conclusiones de la Consultora Analytica:

  1. Es claro que en la postpandemia el crédito total a precios constantes en pesos cayó 3% y en dólares, 59%. La caída en pesos se explica casi en su totalidad por el comportamiento de las familias (-14%), cuya participación es superior al 40% del crédito total. Este efecto fue compensado por el agro, que aumentó 21% su endeudamiento en pesos, como contracara a un menor endeudamiento en dólares (-67%). Dado que el agro representa el 39% de los préstamos en esa moneda es el principal factor de caída.
  2. A diferencia de lo sucedido en la pandemia, cuando la asistencia directa del Tesoro suplía la ausencia de financiamiento, ahora resulta necesaria una política de crédito específica para las familias, que vaya más allá del Programa Ahora 12, que beneficia principalmente al comercio (27% del crédito total del sector depende de líneas promocionales). Desde 2018 las familias son las que más sufren los efectos de la crisis; el salario registrado sigue 18,3% por debajo del nivel promedio de 2017. Con los aumentos de julio, las tasas de interés para los créditos personales están torno a 25% real, en tanto que para las empresas se ubican por debajo de +10% real. En este contexto, sin un cambio profundo de la política crediticia, las familias no sólo no habrán tomado crédito bancario en la postpandemia, sino que tampoco lo harán hacia adelante.
  3. Frente a este cuadro, el gobierno puede intentar atenuar las consecuencias del enfriamiento a través del crédito bancario a familias y empresas. Sin embargo, como se verá en este Mirada, deberá modificar la actual política crediticia. La gestión anterior, por caso, intentó en 2018 suavizar los impactos de los ajustes devaluatorios mediante préstamos de la ANSES. Si bien no era crédito bancario, la idea era compensar la caída de los ingresos en los sectores más desfavorecidos con acceso a financiación barata.
  4. Estimular la demanda vía crédito es un camino complejo para el caso argentino. El crédito bancario al sector privado (en pesos y en dólares) se ubica en mínimos históricos. Mientras en 2010 el financiamiento a empresas representaba 5,8% del PIB, hoy apenas llega al 4,7%. En los préstamos personales esa relación pasó del 5,7% al 4,1%. Un resultado llamativo, ya que una de las características de los esquemas de control cambiario es contar con tasas reales de interés negativas, que estimularían la demanda de crédito.
  5. Además, en el inicio de la gestión Fernández se reimplantaron las líneas de crédito para la inversión productiva, con fuertes subsidios de tasas, que hoy representan el 13% del financiamiento total al sector privado.
Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *