ActualidadCiudad de Buenos Aires

Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña: “La inclusión no significa hacerlos pasar de año”

La funcionaria porteña hizo declaraciones periodísticas y se refirió a la situación de los jóvenes en la Argentina hoy.

En el marco de la gestión del Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires, la ministra de Educación Porteña, Soledad Acuña, hizo declaraciones periodísticas y se refirió a la educación como el equivalente del plan platita en la Argentina hoy, a la importancia de la verdadera inclusión y al proyecto de las prácticas educativas.

Asimismo, fuentes oficiales del Ministerio de Educación Porteño confirmaron al diario Política3D que el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires se sumó a las prácticas educativas, y a partir de ahora, más de 50 estudiantes van a poder ganar experiencia en el relevamiento de datos, atención al público, comunicación oficial y organización de eventos.

A continuación las principales definiciones de la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña:

“En la educación el equivalente del plan platita es el plan pase-pase. Primero no se animaron a abrir las escuelas, segundo no se animaron a evaluar y tercero no tomaron las decisiones que tenían que tomar con el aprendizaje. No obstante, quiero aclarar que desde el Gobierno Nacional no buscan un pueblo sin saber para poder dominarlo, es la inoperancia política, su falta de largo plazo y por eso se toman estas medidas”.

“La inclusión no significa hacerlos pasar de año, deben adquirir conocimientos y herramientas para poder superar el contexto y tener más oportunidades en el futuro. Eso es una verdadera política inclusiva y a lo que todos tenemos que aspirar”.

“Formosa es una de las provincias con el índice más bajo de estudiantes que egresan de la escuela. Durante los dos últimos años los chicos no tuvieron clases, y ahora les permiten tener 19 materias previas”.

“Llegamos a las 600 empresas, organizaciones y áreas de gobierno. Durante este año, 400 estudiantes de último año de la Ciudad de Buenos Aires cursarán sus prácticas educativas en el Data Cultura. Además de fortalecer sus aprendizajes en el mundo cultural, se van a llevar conocimientos sobre cómo organizar eventos, cuáles son las obligaciones de un museo y cómo diseñar estrategias de comunicación. Los chicos merecen un futuro y en el Ministerio de Educación trabajamos para eso”.

“Cada día trabajo con la certeza de que la educación es el único medio para formar ciudadanos libres, capaces de progresar y construir su propio futuro. Pero hubo un tiempo, no hace mucho, en el que no podíamos salir a la calle. Que las puertas de los comercios estaban cerradas. Que nos decían que había un virus que podía quedar en la ropa, en los zapatos, en los paquetes de yerba y contagiarnos. Hubo un tiempo en que todas las escuelas se cerraron y los estudiantes de todo el país se quedaron sin volver a sus aulas durante casi un año. Dicen que lo que no se nombra no existe. Como sociedad necesitamos entender cuánto atravesamos y, sobre todo, en qué nos equivocamos para no repetir los errores. Recapitular todo lo que vivimos para no volver a resignar las libertades y la educación por temor y desconocimiento. De eso se trata «El día que ir a la escuela fue noticia», mi libro. Es una mirada, como mamá y como ministra, sobre la pelea que dimos con familias y docentes contra el autoritarismo y la improvisación del Gobierno Nacional”.

“Los estudiantes del último año de secundaria comenzaron las prácticas educativas en más de 600 empresas, organizaciones de la sociedad civil y organismos de gobierno. ¿Por qué tomamos esta decisión? Porque los datos indican que, hacia finales del año pasado, la tasa de desempleo para jóvenes de entre 17 y 29 años llegaba al 20%. Casi 10 puntos más, comparado con el resto de la población. Incluso la informalidad laboral alcanzaba el 40%. Además, los datos de 2021 muestran el impacto del nivel de estudios en las oportunidades: las personas con estudios incompletos representaron una tasa de empleo del 17%, mientras que aquellas con nivel terciario o universitario llegaron al 70%. Esta es la realidad de la Argentina. Si queremos mejorarla, hay que darles a los estudiantes una educación de calidad y recuperar la cultura del trabajo. En la Ciudad lo hacemos desde el año 2007, cuando empezó la gestión de Mauricio Macri”.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *