ActualidadNación

La dramática situación de las finanzas argentinas

Las opciones del cuarto gobierno kirchnerista son: Orden fiscal o devaluación de shock.

En el marco de la compleja crisis económica que está viviendo la Argentina y en el contexto de la dramática situación de las finanzas del país, desde la Consultora Analytica analizaron la situación actual.

A continuación las principales conclusiones de la Consultora Analítica:

  • La fractura de la coalición oficialista pone de manifiesto la imposibilidad de gestionar la política económica bajo los cánones macro del período 2011-2015. Para evitar un nuevo default de la deuda en moneda extranjera y deteriorar aún más el cuadro socioeconómico, será preciso transitar una etapa de restricciones fiscales y monetarias significativas. En la crónica dificultad para acumular reservas internacionales está parte del por qué. Bajo la actual dinámica, el objetivo de acumular U$S 15.000 millones de dólares en 3 años, hasta 2024, según lo pactado con el FMI, resulta una quimera. Apenas en tres momentos históricos se alcanzaron performances similares y en todos los casos generados por fuertes cambios de régimen macroeconómico. Cada uno de estos períodos fue precedido por un año de ingreso neto de reservas. En todos hubo fuertes cambios de política económica: en 1976 y 1990 orientados al mercado, en tanto que en 2002 la salida de la convertibilidad generó una muy significativa depreciación del tipo de cambio real junto con un moderado traslado a precios. El vigente acuerdo de facilidades extendidas no exige cambios estructurales, pero eso no significa que no sean necesarios: implícitamente se requerirá un golpe de timón.
  • Con respecto a la deuda en pesos pensamos que el manejo de este tipo de activos financieros es casi tan relevante como el de aquellos denominados en dólares. En particular, los efectos del cepo sobre la deuda del Tesoro en pesos y de la postura de la política monetaria sobre el déficit cuasifiscal deben ser cuestiones centrales para ordenar en el corto plazo. Como se ve, la próxima administración tendrá una pequeña ventana de oportunidad en cuanto a los servicios de deuda en dólares: en el 2024 serán de apenas U$S 7.300 millones (1,2% del PIB). La Argentina puede evitar una devaluación de shock y mediante cuentas públicas ordenadas mostrar las credenciales para regresar al mercado financiero internacional. Desde 2025, los vencimientos de deuda con privados más que se duplican, lo que demandará un nuevo canje de deuda con un ingreso neto de divisas y una rediscusión con el FMI de las condicionalidades del acuerdo.
Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *