ActualidadNación

La administración de Alberto Fernández enfrenta una elección muy complicada

El cuarto gobierno kirchnerista enfrentará mañana una elección muy complicada. Con 113.000 muertos por covid-19, con el vacunatorio VIP, con el Olivos-Gate, con miles de puestos de trabajo destruidos, con el recuerdo de que que los chicos estuvieron un año y medio sin ir al colegio, con miles de comercios que tuvieron que cerrar por la cuarentena más larga del mundo, con miles de pymes cerradas, con empresas grandes como Lan, Qatar, Norwegian, Falabella, etc que se fueron de la Argentina, y sumado a la pérdida de confianza en las políticas del Presidente Alberto Fernández y de la Vicepresidente Cristina Kirchner, el gobierno del Frente de Todos afrontará una elección muy compleja en todo el país pero sobre todo en la madre de todas las batallas: la Provincia de Buenos Aires.

En el Frente de Todos hay preocupación por los resultados del domingo, ya que ven en la calle mucha incertidumbre, un ánimo social deprimido y mucha desconfianza de la gente frente al futuro económico de la Argentina. El gran interrogante que se dá hacia el interior del kirchnerismo es cómo hacer para recomponer la confianza en la Argentina. Y esto es crucial para el país, ya que si el gobierno no logra recuperar la confianza, la economía de la Argentina se seguirá achicando y perdiendo puestos de trabajo y además traerá como consecuencia que serán muchos más los dólares que salen que los que entran.

El problema para el gobierno es que los dólares de los argentinos siguen estando en el colchón por la falta de confianza hacia la política económica del cuarto gobierno kirchnerista, y además el desafío de la administración de Alberto Fernández pasa por el hecho de que sean más los dólares que entran que los que salen, y hoy está pasando exactamente lo contrario. Y dependiendo del resultado de la elección de mañana, este problema se puede profundizar y para el momento de la elección legislativa de noviembre la crisis probablemente sea más profunda que la que existe hoy.

Además, si el gobierno se desespera y sigue potenciando la maquinita de pesos, va a haber mucho más circulante en la calle y la inflación se va a seguir disparando y ese escenario tanto para las pymes como para los consumidores va a ser de extrema incertidumbre. Y cuando hay incertidumbre en la Argentina ya sabemos lo que pasa: habrá tensiones cambiarias y a su vez las inconsistencias económicas van a ser mucho mayores.

En este contexto, el director de una consultora aseveró: «La economía es sin dudas un problema para la campaña que encara el Frente de Todos. Hay mucho pesimismo en la gente. Más del 60% de los argentinos cree que la situación económica de acá a un año va a estar peor».

Por su parte, el especialista en consumo y titular de la consultora W, Guillermo Oliveto, planteó un panorama desolador: “No veíamos un proceso de movilidad descendente como el actual desde 2001”, puntualizó y agregó: “Si bien entre una y la otra hay muchas diferencias, hay un gran factor en común que es la caída que tuvo la economía. En 2002 fue del 11% y en 2020 fue del 10%. Más allá de las diferencias que son muchas, no obviemos lo obvio: una contracción de la economía de una magnitud similar».

A su vez, Guillermo Oliveto, enfatizó: “Te encontrás con una situación medio de posguerra. Estábamos subestimando la condición humana si creíamos que la gente no iba a querer volver a un restaurant, a un recital, a un evento o a un teatro cuando se pueda. Ahora se empieza a poder. La gente quiere pero no puede por lo económico. Se empiezan a pagar las facturas del 2020 de todo lo doloroso y lo costoso que ocurrió el año pasado“, remarcó y agregó: «Nosotros hace rato no veíamos un proceso de movilidad descendente como el actual. Chicos que se habían ido a vivir solos se tienen que mudar de vuelta a la casa de sus padres; gente que te dice que no usa más el auto y solo lo tiene para emergencias; familias que tienen que cambiar a los chicos de colegio porque ya no pueden pagar la cuota; y argentinos que dejan de usar algunos servicios de tecnología como Netflix o el fútbol”, puntualizó el titular de la consultora W, Guillermo Oliveto.

Como corolario de este panorama complejo, es fundamental que los argentinos recuperen la confianza ya que es la única salida para un sistema económico que funcione, que impulse la inversión y la innovación. Y está claro que el vacunatorio VIP, sumado a las fiestas en la Residencia Presidencial de Olivos en plena carentena no ayudan a construir confianza, sino todo lo contrario: dilapidan la confianza de la mayoría de la sociedad argentina.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *