ActualidadNación

La Argentina en terapia intensiva

La crisis sanitaria va en aumento. La Argentina ha superado los 75.000 muertos por covid-19. A su vez, hay pocas vacunas y encima el ritmo de vacunación es muy lento. Los fines de semana casi no se vacuna. El fin de semana pasado se vacunaron en Argentina apenas 50.000 personas. El porcentaje de ocupación de las camas de terapia intensiva están llegando a niveles récords nunca vistos en Argentina. Hay agotamiento por parte de todo el sector de la salud en momentos en que aumenta la letalidad en gente joven, donde cada vez hay más contagios.

A su vez, el Gobierno Nacional no logra explicar lo que pasó con la vacuna de Pfizer, que es una de las más efectivas del mercado.Y además la relación entre el Gobierno de Alberto Fernández y el laboratorio de Estados Unidos va de mal en peor.

Por otro lado, la clase media argentina cada vez más seguido acude a los comedores comunitarios a buscar un plato de comida, razón por la cual las cuarentenas decretadas por el Gobierno Nacional son cada vez menos respetadas y más resistidas. La desesperación por no llegar a fin de mes, por no poder pagar el alquiler, por no poder trabajar, por no poder enviar a los chicos a la escuela, por la inseguridad, hace que la paciencia de la gente esté llegando a un límite.

Asimismo, desde el Estado están maltratando a la gente que va a trabajar, haciéndole esperar largas horas atascados en los accesos que conectan a la Ciudad de Buenos Aires y a la Provincia de Buenos Aires.

A esta altura de la cuarentena, el sector privado está destrozado, casi sin resto, con persianas que se bajan definitivamente todos los días, con trabajadores gastronómicos y de hoteles vendiendo cosas por la calle para poder subsistir, con plomeros, electricistas y albañiles vendiendo sus herramientas de trabajo para poder comer. Es realmente terrible la crisis sanitaria y económica que está sufriendo la Argentina. Y a su vez, fuentes del Gobierno Nacional sostienen que por ahora no habrá  IFE.

Además, el frente externo no trae soluciones sino todo lo contrario. Si en las próximas semanas la Argentina no le paga al Club de París ni al FMI entrará en default, y esto traerá como consecuencia el cierre del crédito externo, el aumento del riesgo país, el aumento del dólar, una mayor volatilidad de la Argentina en los mercados internacionales, etc, etc.

Todo este panorama inquietante está generando mucha preocupación en el kirchnerismo, que todavía no sabe cómo hacer para superar esta pandemia. El malhumor social crece todos los días, los despidos de los trabajadores van en aumento, el cierre de comercios es una constante en todo el país y la depresión económica es insoportable.

Es evidente que esta crisis sanitaria no se arregla con planes, con militancia en la calle, con actos en plazas, sino que se arregla con vacunas. Pero para eso el Gobierno Nacional las tiene que traer en grandes cantidades y a su vez las tiene que aplicar en el menor tiempo posible. Es decir, mucha logística, mucha gestión, mucha organización, y mucho trabajo. ¿Estará el kirchnerismo a la altura de las circunstancias para poder superar la pandemia? Hasta el momento demostró que no.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *