ActualidadLegislativoNación

Dura derrota de Cristina Kirchner en el Senado

La Cámara Alta aprobó el acuerdo con el FMI. La Vicepresidente no bajó al recinto durante la votación.

Queda claro que Cristina Kirchner está perdiendo poder a pasos agigantados. Hasta hace muy poco tiempo manejaba a su gusto el Senado, pero ayer esa realidad cambió. Solamente 13 senadores alineados con el cristinismo duro y con La Cámpora votaron en contra del acuerdo con el FMI. Es por esta razón, que la Vicepresidente no bajó al recinto durante la votación. No quería ver con sus ojos la imagen de la derrota.

En este marco y con 56 positivos, 13 negativos y 3 abstenciones, el Senado convirtió en ley el Programa de Facilidades Extendidas para refinanciar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI). A su vez, cabe destacar que el proyecto que llegó a la Cámara Alta con media sanción de la Cámara de Diputados fue debatido por los senadores durante 9 horas en las que más de 40 de los 72 miembros del cuerpo hicieron uso de la palabra.

Es importante tener en cuenta que los senadores que se abstuvieron son los siguientes: Silvia Sapag (Frente de Todos) y Lucila Crexell (Bloque Movimiento Neuquino), ambas de la provincia de Neuquén, y Silvina García Larraburu (Provincia de Río Negro), del Frente de Todos.

A su vez, los trece senadores del Frente de Todos que votaron en contra son los siguientes: por San Luis, María Eugenia Catalfamo, por Buenos Aires, Juliana Di Tulio, por Río Negro, Martín Doñate, por Tierra del Fuego, María Eugenia Duré, por Salta, Nora Giménez, por Santa Cruz Ana María Ianni, por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, por Neuquén, Oscar Parrilli, por Chaco, María Inés Pilatti Vergara, por Ciudad de Buenos Aires, Mariano Recalde, por San Luis Adolfo Rodríguez Saá, por Tierra del Fuego Matías Rodríguez y por Jujuy, Guillermo Snopek.

A continuación las principales definiciones políticas:

Senador José Mayans (Frente de Todos): “En la Argentina se confrontan dos modelos. Este país merece que le vaya bien, y debemos admitir que en la Argentina hubo mala praxis, que son los 366 mil millones de dólares más las Lelics, que es la deuda total del país”.

Senador Alfredo Cornejo (Juntos por el Cambio): “La oposición está unida detrás de este proyecto porque consideramos que estamos contribuyendo con el país. Desde la oposición transformamos el proyecto original en un artículo que apruebe sólo la autorización de refinanciación y el nuevo crédito que está tomando el Gobierno con el Fondo, no un plan económico. El daño que hace el relato y cambiar los hechos en cómo se los explica, no nos permite salir adelante. Alcanzar consensos es la primera obligación de Alberto Fernández y no la riña, el relato y la mentira, pero lamentablemente el Gobierno sigue faltando a la verdad, sigue mintiendo”.

Senador Ricardo Guerra (Frente de Todos): “El acuerdo para refinanciar deudas con el FMI comprendía dos documentos y tres capítulos. Este mes se deberán abonar 9.760 millones de dólares a la entidad crediticia internacional y luego habrá desembolsos trimestrales hasta totalizar los 44.500 millones de dólares del entendimiento con el FMI. Estamos frente a una difícil situación porque debimos recurrir a buscar un acuerdo con un organismo multilateral con el que tenemos malas experiencias. Que estemos tratando la refinanciación de una deuda pública es inédito y significa que nunca más se endeudará a nuestro país sin que se trate en el Parlamento”.

Senador Víctor Zimmermann (Juntos por el Cambio): “Debemos resaltar la enorme responsabilidad que la oposición ha demostrado en Diputados para evitar un colapso y además hay que recordar que el proyecto en tratamiento difiere sustancialmente del enviado por el Poder Ejecutivo. Esto no es una refinanciación, ya que estamos aprobando un artículo de un nuevo préstamo para cumplir con los vencimientos de este año y evitar de esta forma el default. Es default si o default no. Entrar en default sería no tener créditos internacionales, significaría un aumento del déficit, con más inflación, más pobreza y marginalidad. Es autorizar un nuevo préstamo por 44.500 millones de dólares y tener 4.500 millones de dólares en libre disponibilidad”.

Senador Martín Lousteau (Juntos por el Cambio): “De no aprobarse el acuerdo con el FMI el lunes 21 se entraría en default porque ese día vence un pago de 2.800 millones de dólares y nos dijeron que no están las reservas para cumplir ese compromiso. De no habilitar el entendimiento con el FMI nadie nos prestaría dinero, aumentaría el dólar, la inflación y la pobreza súbitamente. Lo que se busca es evitar sufrimientos aún mayores al pueblo argentino”.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *