ActualidadCiudad de Buenos AiresComunas de la Ciudad de Buenos Aires

Noticia Política 3D: Video: Buenos Aires: Cómo se llama la actriz y cantante nacida en Villa Urquiza

Su carrera artística comenzó a través de un desfile para una marca de ropa de chicos donde trabajaba su tía.

Nació en el barrio de Villa Urquiza, en la Ciudad de Buenos Aires, el 4 de noviembre de 1986, actualmente tiene 36 años y es conocida, mayormente, por sus personajes en televisión en las series Guapas, Las Estrellas y Graduados. Nos estamos refiriendo a la actriz, compositora y cantante argentina, Natalie Pérez. En su muy interesante carrera artística ya lanzó el disco Detox definido por los sonidos de la rumba, el bolero y la cumbia, el disco Un té de tilo por favor, el tema «Te quiero y nada más», y el nuevo single Escucha tu cora que se trata de una reversión de un reconocido tema de Roxette Listen to your heart.

A lo largo de su carrera, la actriz y cantante argentina, Natalie Pérez, hizo declaraciones periodísticas y se refirió a distintos aspectos de su vida personal y profesional, y a los orígenes de su carrera artística.

A continuación las principales definiciones de Natalie Pérez:

«Estaba en la búsqueda de reversionar canciones de los 80 y surgieron varios nombres, y cuando apareció Roxette me gustó un montón. Buscaba una canción con un lindo mensaje. Y que me haya aprobado la versión de la canción fue genial. El tercer disco para los músicos es importante, es el que te da la identidad”.

Actriz, compositora y cantante argentina, Natalie Pérez.
Actriz, compositora y cantante argentina, Natalie Pérez.

«Desde la actuación me tocó cantar muchas veces porque en todas las novelas infanto-juveniles que hice siempre tenía que cantar. Por una razón u otra me hacían cantar. Entonces sentía que estaba bueno porque era a través de un personaje. Empecé a quedar en obras musicales de teatro y todo el mundo me decía ‘dale, canta, está bueno’. En mi casa siempre me dijeron que tenía que cantar y yo decía no me animo. Me parecía muy íntima la situación de cantar, sobre todo la de componer. Sentía que a través de un personaje había una máscara, algo que me estaba protegiendo. Quizás era eso: un miedo, un pudor de escribir mis canciones, mis historias y cantarlas, ponerle la voz. La voz refleja todos nuestros estados. Cuando estás emocionado, enseguida se ve».

«Un día dije ‘se me está pasando la vida, la juventud y todo’ y creo que está bueno intentar hacer las cosas que a uno le gustan. No quedarse con las ganas. Yo siempre digo que si vos laburás y no jodés al otro, tenés que hacer lo que te gusta. O por lo menos intentarlo. Si no, siempre hay otros nuevos caminos por tomar. Pero dije ¿y me voy a quedar con esta sensación de qué hubiera sido? Si es algo que lo re puedo hacer, es algo artístico, me formé para esto, ¿qué me traba? Entonces fue eso, decir: ‘Che, ya no soy más una adolescente’. Soy una mujer joven pero bueno, se pasan los años también».

«Mi carrera artística comenzó en una pasarela. Tendría ocho, nueve años cuando desfilé para una marca de ropa de chicos para la que trabajaba mi tía. Y en una oportunidad, en camarines, conocí a una productora de una revista infantil que me dijo: ‘¿Te gustaría hacer fotos?’. Nada me fascinaba más que me maquillasen y peinasen. Así tuve mis primeras tapas. Iba todos los viernes y me pagaban diez pesos por jornada”.

“Tuve la suerte de nacer afinada. Porque podes entrenar y mejorar, pero es algo que se tiene o no se tiene. Muchos de mis trabajos de actuación me exigían cantar. Nunca más pude separarlos. La música necesita interpretación, y para interpretar se necesita sentir y experimentar con la actuación. Luego se hizo necesidad, prueba personal y estilo de vida”.

«Muchas melodías nacieron en mi auto. No sé, hay algo que se dispara con la concentración al volante. Y también el baño me resulta un gran lugar de composición. Cuando voy a bañarme dejo mi teléfono grabando audio mientras intento melodías. Albert Einstein alguna vez se preguntó: ‘¿Por qué las mejores ideas me surgen en la ducha?’. Se estima que el cerebro trabaja mejor en ese instante de soledad en el que uno se relaja y se aleja de presiones y prejuicios».

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *