Actualidad

Movilización multitudinaria en Brasil: Bolsonaro desafió al Tribunal Supremo

En un contexto de dismunición de su popularidad y en un claro retroceso en las encuestas de opinión pública, el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desafió al Tribunal Supremo y para ello convocó, ayer 7 de septiembre, fecha en la que se conmemora el 199° Aniversario de la Independencia de Brasil de Portugal, a grandes multitudes a que salgan a la calle para demostrar una exhibición de fuerza y de esta forma continuar con sus ataques a la separación de poderes.

El enojo de Bolsonaro con el Tribunal Supremo se origina a partir de la investigación que el Máximo Tribunal de Justicia de Brasil está llevando adelante contra el gobierno ultraderechista por difundir noticias falsas donde el gobierno federal cuestiona el sistema electoral. En este marco, el fallo del juez Alexandre de Moraes está vinculado a las alegaciones sin fundamento del mandatario ultraderechista brasileño contra el sistema de voto electrónico y sus amenazas contra las elecciones convocadas para 2022 que difundió el jueves pasado en una de las retransmisiones en directo que hace en forma semanal. Es importante tener en cuenta que la inclusión de Jair Bolsonaro como investigado en este caso obedece a una denuncia presentada por el juez que preside el Tribunal Superior Electoral, Luís Roberto Barroso, contra el que el Presidente de la República de Brasil ha potenciado los ataques durante la última semana.

Durante su discurso de ayer en Brasilia frente a miles de seguidores, Bolsonaro incluyó una amenaza golpista a los jueces del Tribunal Supremo que lo investigan por difundir noticias falsas: “O el jefe de ese poder [el judicial] le pone freno [al juez que impulsa el caso] o ese poder puede sufrir aquello que no queremos”, aseveró Jair Bolsonaro, y agregó: “Hoy es el día del pueblo brasileño, que nos va a dar un rumbo, hacia dónde debe ir Brasil. Hoy solo quiero ser su portavoz”, puntualizó.

Mas allá de las multitudinarias marchas que se dieron en varias ciudades de Brasil por parte de los seguidores de Bolsonaro, el rechazo al mandatario braileño en las encuestas de opinión pública nunca ha sido tan elevado como ahora. No obstante, algunos seguidores del presidente ultraderechista escribieron en las redes sociales: “Necesitamos echar al Tribunal Supremo porque está corrupto. Suelta a los delincuentes y detiene a los trabajadores. Hay que hacer una limpieza general tanto en el Supremo como en el Congreso. Tenemos que seguir luchando contra el ascenso del comunismo. El pueblo quiere que los jueces del Tribunal Supremo se vayan y entren al tribunal personas con visión patriótica no partidista”.

Otra ciudadana brasileña que vive en la región de Espíritu Santo escribió: «Vine con toda mi familia a la marcha. Yo no apoyo a Bolsonaro al 100%, pero lo considero la mejor opción. Hay muchas cosas en las que estoy en contra de él, pero entre Lula y Bolsonaro me quedo con Bolsonaro”, subrayó y agregó: “Mi partido es Brasil”.

A su vez, y para entender el enojo del gobierno federal y de los seguidores de Jair Bolsonaro con la justicia brasileña, es importante recordar que este año un juez de la Corte Suprema de Brasil anuló todas las condenas contra el ex presidente Luis Inácio «Lula» da Silva, una decisión que devuelve al exmandatario la posibilidad de ser candidato en los comicios presidenciales de 2022.

Mas allá de las opiniones de los seguidores de Bolsonaro, el ataque por parte del presidente ultraderechista hacia la justicia de ese país daña la imagen de Brasil y se transforma en un problema para la llegada de inversiones, ya que queda muy claro que al gobierno federal no le gustan las decisiones de las instituciones que ejercen de contrapeso democrático, como el Congreso o el Tribunal Supremo.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *