ActualidadNación

Marcos Peña: “La educación pública es un desafío que debe ser asumido como una prioridad por encima de nuestras diferencias políticas»

MP

El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo hoy que la recuperación de la educación pública es un desafío que debe ser asumido como «una prioridad por encima de nuestras diferencias políticas» y convocó a legisladores de todas las fuerzas políticas a construir consensos para alcanzar ese objetivo.

Al exponer su primer informe de gestión del año ante la Cámara de Diputados, Peña señaló que con la decisión anunciada ayer por el presidente Mauricio Macri de impulsar el Plan Maestro  «queremos plantear un camino de salida».

«Esperamos que se pueda discutir y tratar en este Congreso para que sea ley y se pueda transformar en una política de Estado,  ya que este plan surge del diálogo con todos los gobierno provinciales sin importar el signo político», afirmó.

Destacó que la propuesta está en línea con el documento de Purmamarca que firmaron la Nación y ministros de Educación de las provincias y con el Compromiso Federal Educativo que suscribieron universidades nacionales, cultos y organizaciones de la sociedad civil.

Peña apuntó que los resultados de la evaluación Aprender Argentina pusieron en evidencia «la gravedad de una profunda sensación de fracaso que tenemos que asumir como clase dirigente».

«Hoy nuestro sistema educativo no sólo no está garantizando igualdad de oportunidades, sino que está reproduciendo y profundizando la pobreza y la desigualdad», advirtió.

Dijo que «es urgente para nosotros que se le dé tratamiento al Instituto de Calidad Educativa, que está  en esta Cámara de Diputados y que nos va a permitir  poner sobre la mesa cifras creíbles y analizables para tomar mejores decisiones de política pública».

Agregó que «necesitamos también lograr la jornada extendida y poner plazos y metas  en conjunto con los gobiernos provinciales».

Peña aseveró que desde el Gobierno «no escondemos  la discusión de la conflictividad gremial y de los problemas pendientes que existen en materia salarial».

Pero también remarcó la necesidad de abordar las cuestiones inherentes a la formación docente «para apoyar, cuidar y estimular a los docentes que más se están ocupando, que más se capacitan, que más se forman y que mejor trabajo hacen en la escuela».

En línea con esa idea subrayó que «es muy importante tratar el proyecto sobre formación docente que está aquí en la Cámara de Diputados».

«Tenemos que tener una política nacional de formación docente y esto nos va a permitir romper esas desigualdades territoriales que afectan a nuestro país», agregó.

Advirtió luego que hay que «entender que  la cultura del paro docente lo que termina favoreciendo es la fuga a la educación de gestión privada».

Peña señaló que «se puede revertir el deterioro de la calidad educativa con políticas focalizadas y específicas», como las que plantea  el  Plan Maestro con metas y objetivos a cumplir en 10 años.

En ese sentido, puso de relieve la importancia de «garantizar la cobertura universal desde la sala de tres años» y de lograr que «para 2021 todos los estudiantes de nivel secundario superen el nivel  de las evaluaciones Aprender en lengua, matemática y ciencias».

«Tenemos que plantear una cultura de esfuerzo y de lograr que los resultados de esta evaluación sean el momento más importante del año para nosotros como país», afirmó.

Precisó luego que otro objetivo prioritario es conseguir que «en 10 años disminuya un 70 por ciento la deserción escolar en el nivel secundario».

«¿Somos conscientes de lo que implica que la mitad de los chicos no termina la escuela secundaria? ¿Somos conscientes de lo que implica esa desigualdad para el futuro?», advirtió en su exposición.

Mencionó, además, la decisión de trabajar para «universalizar el acceso a la tecnología de la información, logrando el 100 por ciento de las escuelas estatales conectadas a Internet para el 2021».

«Estamos en la apertura al mundo, y en preparar a los chicos para el día de mañana y el acceso a Internet, que hoy no está garantizado ni mucho menos, es un derecho básico para la educación», dijo el Jefe de Gabinete.

Destacó, asimismo, el objetivo de que «para 2026  el 50 por ciento de los docentes argentinos sean bilingües en inglés, portugués o el idioma del pueblo originario correspondiente».

«Esto también  hace a una concepción de un país integrado a su región, a su historia, y a fortalecer la capacidad de los docentes. Porque el acceso al idioma es otra herramienta central para fortalecer la escuela pública», señaló.

Peña apuntó finalmente que al momento de analizar los temas de la coyuntura «podemos hablar de cómo triplicamos los fondos nacionales para apoyar la discusión salarial docente de cada provincia, o cómo establecimos un piso salarial docente en todo el país».

Dijo que de esa manera se buscó que esa cuestión «no quede sujeta cada año a la voluntad del gobernante de turno».

«Podemos discutir de cómo en conjunto con los gobernadores se buscó clarificar que la paritaria debe hacerse con los empleadores directos, que son las provincias, para que cada provincia pueda manejar su política salarial»,  agregó.

«Pero eso es federalismo y de la misma manera que no hay una paritaria nacional de médicos ni de enfermeras ni de policías ni de empleados públicos, creemos que el fortalecer eso es fortalecer el federalismo», remarcó.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *