ActualidadCiudad de Buenos AiresComunas de la Ciudad de Buenos Aires

Horacio Rodríguez Larreta lanzará el Programa Turismo en Barrios

En el marco de la gestión al frente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta, lanzará hoy el Programa Turismo en Barrios, una iniciativa que tiene como objetivo fomentar el turismo y potenciar las actividades en los distintos barrios de la Ciudad.

En el marco de esta propuesta, habrá cerca de 500 atracciones distribuidas a lo largo de 48 circuitos turísticos, con el fin de sumar más turistas a los 2.700.000 que visitaron la Ciudad de Buenos Aires en 2018.

Circuitos Turísticos

El Cabildo

Cabildo

El Cabildo de Buenos Aires, sede de la administración colonial, ocupa el mismo lugar desde el año 1580, pero su edificio sufrió sucesivas modificaciones. Las primeras referencias del Cabildo provienen de principios del siglo XVII. Para 1608, tenía paredes de adobe y techo de paja. El interior se encontraba dividido en dos: un salón para reuniones y otro que funcionaba como cárcel. Las tejas llegaron dos años más tarde y, para mediados de siglo, el Cabildo tenía balcón y torres de madera y barro. Para 1725, el edificio estaba en muy mal estado y se decidió demolerlo. A cambio comenzó a levantarse uno nuevo, a partir de un proyecto del italiano Andrés Blanqui. Así, comenzaba a tomar forma el Cabildo tal como lo conocemos hoy.

En 1748 estuvo listo el primer piso y, en 1773 apareció la torre -algo más alta que la actual- cuya cúpula se cubría con un techo de lata. Ese fue el Cabildo de los patriotas de 1810 y esa fue su época de mayor esplendor. El Cabildo como institución fue derogado en 1821 y por casi 60 años funcionó como un edificio administrativo. En 1894 se suprimieron tres arcos del ala norte para dar paso a la Avenida de Mayo.

La Torre Monumental

Torre Monumental-1

Conocida durante muchos años como la Torre de los Ingleses, la Torre Monumental fue construida en el año 1916 en el predio donde se hallaba la Usina de Gas de Retiro (distribuidora del combustible para el alumbrado público), en el Barrio de Retiro.

A lo largo del siglo XX, el monumento se convirtió en fiel testigo del desarrollo urbano y de las distintas oleadas inmigratorias, que convirtieron a Retiro en una de las principales puertas de entrada a la Ciudad de Buenos Aires, a través de la estación Retiro del ferrocarril y del puerto de la ciudad. El Hotel de Inmigrantes, hoy convertido en museo, también es una visita cercana recomendable y testigo de esa época.

La Torre Monumental estuvo clausurada hasta su reapertura en el año 2001, cuando comenzó a funcionar como Centro de Informes de Museos, para orientar al público sobre la oferta de los distintos museos de la Ciudad de Buenos Aires, con un servicio de atención personalizada y profesional, entrega de folletería y una tienda de recuerdos.

La torre tiene 60 metros de altura y cuenta con un mirador que supo ofrecer una de las vistas más privilegiadas de la Ciudad de Buenos Aires, aunque actualmente se encuentra inhabilitado.

Plaza Dorrego

PlazaDorrego

La Plaza Dorrego, donde cada domingo funciona la Feria de San Telmo, es uno de los paseos más concurridos por los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y los turistas. Allí se agrupan numerosos puestos de venta de antigüedades que le dan un aire de mercado de pulgas sofisticado. Ubicada en pleno barrio de San Telmo, muchos de los caserones del siglo XIX que se encuentran a su alrededor han sido reciclados y transformados en cafés, negocios de antigüedades (especialmente en la calle Defensa) o restaurantes de categoría. Los bares de la zona ponen mesas en la calle y es uno de los lugares con más artistas callejeros de la Ciudad. La plaza es considerada Lugar Histórico, ya que allí se anunció en 1816 al pueblo de Buenos Aires la Independencia que se había declarado meses antes en la ciudad de Tucumán.

En el año 1970, el arquitecto José María Peña, entonces director del Museo de la Ciudad, pensó una feria que pudiera revitalizar el Barrio de San Telmo. Convenció a treinta vecinos para que vendieran “cosas viejas” que tenían en sus casas y un año después la feria era un éxito, con más de 200 puestos de anticuarios.  Años más tarde, el distrito de la calle Defensa es uno de los centros de anticuarios más prestigiosos de América.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *